Entrevistar bases de datos, una nueva vía periodística

Entrevistar bases de datos, una nueva vía periodística

Foto tomada de nacion.com
Foto tomada de nacion.com
Ernesto Aroche Aguilar

@earoche

Giannina Segninni tiene un cigarrillo entre los dedos, en esos mismos dedos que desde la computadora han hurgado en cientos de bases de datos y que han acorralado a golpe de tecla y decenas de documentos a expresidentes de su país*, Costa Rica, hasta llevarlos a la cárcel, hoy gira ese pequeño cilindro blanco relleno de tabaco que en unos minutos más expedirá humo.

Unos días antes, el 6 de febrero para ser exactos, renunció a su cargo como jefa de la unidad de investigación del diario La Nación, un impreso en el que trabajó casi por 20 años, porque los espacios para hacer un trabajo independiente se redujeron y limitaron. “Una serie de decisiones editoriales de este diario, fundamentadas en razones que considero ajenas al periodismo, me impiden continuar trabajando para esta empresa”, escribió en su despedida del grupo mediático costarricense Nación.

Pero hoy, en la fecha en que ella está parada afuera de un edificio todo cemento, metal y vidrio con un cigarrillo que se resiste a encender,  Giannina se prepara para explicar a un grupo de periodistas mexicanos uno de sus varios métodos de investigación usando bases de datos como fuente de información.

Giannina llegó al periodismo de datos, o al periodismo asistido por computadora como se le llamó a finales de los noventa y principios de este siglo, cuando se planteó investigar la entrega de un subsidio estatal a personas necesitadas que desde su hipótesis periodística de arranque no se estaba distribuyendo correctamente.

–Había –dice y todavía juguetea con el cigarro y el encendedor– claras evidencias pero no muy sólida de que ese subsidio se estaba entregando a personas que no lo necesitaban, y pensé que quizá podría presentar 3 o 4 casos que fuesen irregulares para demostrarlo, después pensé que qué eran 3 o 4 casos en un universo de 160 mil casos.

“Lo que me va a decir el tipo que manejaba el programa es que esos eran justamente los 4 casos que estaban mal. Me dije, no, quiero conocer todos los casos y hallar la forma de revisar y auditar todo el programa, y bueno después de batallar en la corte como un año y resto, me dieron la base de datos y pude cruzarla con otra base y demostrar que muy buena parte del programa se estaba usando con fines políticos y no se estaba entregando las ayudas a las personas que las necesitaban”.

“Ese ejemplo demostró que con el periodismo tradicional era imposible hacer investigaciones de este tipo, y con tanta contundencia como con el periodismo de base de datos”.

En Costa Rica, explica la ganadora de varios premios periodísticos –entre ellos el Ortega y Gasset y el premio IPYS a investigaciones sobre casos de corrupción–, no hay ley de transparencia, pero su legislación contempla constitucionalmente el derecho a la información, lo que le ha permitido hacer solicitudes y pelearlas judicialmente, cuando no le entregan la documentación o bases de datos solicitadas, en la corte.

–Nosotros, hasta el día de hoy no hemos tenido ley de transparencia, lo que hago es voy y pido la información como cualquier ciudadana, en la sala constitucional. Lo que hice fue armar un aparato jurídico con toda la normativa que hay en la constitución para reclamar información pública, y con eso me voy a pedir la información. Y no una sino muchas veces para ir forzando a que entreguen la documentación, y hemos tenido la suerte de que la sala constitucional ha fallado en todos los reclamos a nuestro favor.

Periodismo y tecnología

Para Giannina el trabajo con ingenieros en sistemas, analistas y mineros de datos, y en general con el mundo tecnológico ni le es nuevo ni le es ajeno, durante su paso por la educación media consideró la posibilidad de estudiar una ingeniería en sistemas computacionales, pero al final se decidió por el periodismo y desde ahí logró potenciar su lado tecnológico, aunque no fue tan rápido.

Segnini
Tomada de datamineruk.com

 –Ese primer gran trabajo, para el que tuve que llevar un equipo gigante porque en ese momento no había USB y esas cosas, fue un trabajo realmente descomunal, y en el gremio el impacto no fue significativo, por más que intenté explicar qué era eso, ni en las instituciones, ni en el gremio, ni el periódico lo entendieron. Eso de que los periodistas anduvieran pidiendo bases de datos era como una cosa de ciencia ficción en esa época. No generó un impacto a pesar de que la publicación fue contundente, el mismo presidente del país salió a agradecer al diario por haber revelado ese estudio en relación con el otorgamiento de los subsidios.

Y aunque no es una herramienta nueva el uso de bases de datos en distintas disciplinas científicas, “la ciencia lo aplica al menos desde hace como 40 años” apunta Giannina, es a principios de este siglo cuando su uso comienza a llamar la atención.

–Diría que a principio de 2000, cuando empiezan a pedirme ya no cursos de periodismo de investigación sino de periodismo asistido por computadora como se le llamaba antes al periodismo de datos.

Esta nueva forma de hacer periodismo, entrevistando bases de datos, –explica la periodista costarricense— está entrando con mucha fuerza y de diferentes formas, porque la maravilla de esto es que confluyen muchas disciplinas, esto no es trabajo de una sola persona, involucra trabajo en equipo, entonces hay muchísimas formas de verlo, y orientaciones, tanto temáticas y de metodología. Yo creo que esto está en total crecimiento a pesar de que no es nuevo trabajar con datos. El gremio periodístico lo está asimilando muy bien y se está apropiando más de las herramientas, y en AL veo mayor interés que en otras partes del mundo.

Pero no se trata sólo de un trabajo de gabinete o de escritorio, la información que se obtiene al exprimir o entrevistar esas bases de datos debe salir a la calle y obligar al periodista a empolvarse los zapatos.

“Los zapatos tienen que estar empolvados siempre. Aun si lo que hacemos es periodismo de datos. Sobre todo ahora. ¿Qué es lo que estamos tratando de hacer? Estamos integrando un nuevo elemento a toda esa secuencia desde que inicia una investigación hasta que termina. Y ese nuevo elemento nos permite explorar datos, entrevistarlos y analizarlos, pero eso no es suficiente”, esto no lo dice hoy, cuando entre sus dedos el cigarrillo y un encendedor han bailoteado por más de diez minutos, lo dijo hace cuatro meses cuando la entrevistó Karina Salguero de la Fundación Gabriel García Márquez, previo a recibir el premio de periodismo que lleva el mismo nombre del autor de Crónica de un secuestro y 100 años de soledad.

Hay que darle tiempo

–Hace 20 años cuando empecé casi todo el software era de licenciamiento, era bien difícil intentar hacer cosas porque no había tanto datos abiertos ni había tantas herramientas. Ahora lo que yo le diría a un reportero o reportera que recién empieza a mirar el periodismo de datos que piensen en un tema, no piensen en las herramientas, piensen en lo que pueden y quieren lograr, y traduzcan toda eso a la mentalidad de periodista, en lugar de llamar a un jefe de prensa para pedirle información sobre una o dos personas, o sobre determinado evento tratar más bien de ver el evento de forma integral, obtener los datos y empezar a utilizar herramientas, que hay cantidad de manuales y videos de las herramientas opensource que se pueden utilizar.

“Hay dos ingredientes fundamentales, tener ganas y determinación por hacer y experimentar, y claro invertir mucho tiempo. Si alguien quiere hacerlo trabajando de ocho a cuatro y luego olvidándose del tema difícilmente se va a lograr, la apropiación se da con la experimentación, y eso demanda tiempo, pero fuera de eso no se requiere de gran capital ni tampoco de tener un coeficiente intelectual superior, esto es muy sencillo, es como aprender a conducir, una vez que aprendes lo haces automáticamente. Es ganas y tiempo”.

–Pero los periodistas vivimos sin tiempo, todo es para ayer…

–El tiempo es uno solo, el tema es como se quiera destinar, estoy hablando de tiempo personal, hay que invertir tiempo personal, el que pretenda que la empresa le dé capacitación y que con eso ya se va a quedar pues no, hay que invertir tiempo personal, y bueno es una cuestión de prioridades, si quieren seguir haciendo el periodismo tradicional y quedarse ahí pues es una opción, si no hay que invertir tiempo personal de forma sistemática, tampoco se trata de matarse, lo otro es rodearse de personas, buscar vínculos con otras disciplinas, amigos que pueden estar estudiando otras herramientas y pueden ayudarte explicándote como resolver el diseño, o la visualización, o el cruce de datos. En Google, incluso puedes buscar como cruzar las tablas, es un esfuerzo acumulativo que va dando frutos.

Al fin el cigarro llega a sus labios. Una llama se enciende y el humo inunda sus pulmones.

GianninaSegnini
Tomada de clasesdeperiodismo.com

*Bajo su tutela, el equipo de investigación de La Nación reveló casos de corrupción internacional, entre ellos, una trama por la que políticos costarricenses aceptaban sobornos para facilitar adjudicaciones a la multinacional Alcatel o una historia de licitaciones públicas irregulares de equipos médicos, cuyo impacto se tradujo en que los expresidentes costarricenses Rafael Ángel Calderón Fournier y Miguel Ángel Rodríguez Echeverría acabaron en la cárcel.

(Párrafo tomado de la entrevista que Giannina  concedió a Katherine Pennachio, del sitio másinvestigación.es, un proyecto del Máster en Periodismo de Investigación, Datos y Visualización del diario El Mundo.

2 COMMENTS

Leave a Reply