Carmen Costa y el reto del segundo álbum

Carmen Costa y el reto del segundo álbum

Foto: Mayra Guarneros
Foto: Mayra Guarneros

Josué Cantorán Viramontes

@josuedcv

Dicen que uno de los mayores retos para cualquier banda de rock llega en el segundo disco. Los gringos, que tienen nombres para todo, le dicen a eso sophomore slump.

Si el primer álbum es una recopilación de las mejores canciones escritas durante un buen rato de tocar y experimentar con sonidos; el segundo, que generalmente lleva menos tiempo, debe ser a la vez una consolidación del sonido del grupo y una propuesta novedosa que no aburra a los fans.

Complicada tarea, sí.

Y en eso precisamente anda el grupo mexicano Carmen Costa: en plena promoción de su disco La chica francesa, su segunda propuesta discográfica, tocando por todos lados –este fin de semana abren los conciertos de Kashmir en México–, dando entrevistas e invitando a los fans a comprar su nuevo material en cada una de las presentaciones.

–Ahora estamos estrenando una nueva alineación y, pues bueno, con este nuevo disco estamos ya tocando mucho. Se está haciendo bastante repercusión, tenemos un video nuevo de una canción que se llama “Estéreo”. Y pues eso, en esas estamos ahorita –cuenta en entrevista Manú, vocalista de la banda.

Carmen Costa se formó en 2006 cuando Manú, de origen argentino, conoció al baterista Beto y junto con él empezaron a preparar canciones y ensayar solos. Después integrarían una banda completa para tocar en vivo y en 2009, finalmente, llegaría el primer disco –que se llamó Carmen Costa, igual que la banda– bajo la producción de Martin Thulin, vocalista de Los Fancy Free, y el respaldo de la disquera independiente Intolerancia. Con el disco, claro, vendría la respectiva gira.

Fue un disco de rock bastante clásico: temas sin estructuras demasiado complicadas pero espacio suficiente para guitarrazos fuertes, solos de guitarras y una voz un tanto melancólica que, en conjunto, recuerda al trabajo de bandas como San Pascualito Rey.

Manú se declara influenciado por el trabajo de grupos como Babasónicos y compositores como Charly García y Spinetta.

Para la segunda entrega el sonido se ha conservado en lo esencial pero tiene sus naturales variaciones, o al menos eso se concluye de las canciones disponibles en el Soundcloud de Carmen Costa. La melancolía ya no está, e incluso “Estéreo”, el tema que ya tiene video, es festivo y bailable.

DSC_0160
Foto: Mayra Guarneros

–Tiene mezclas de un rock más folk. Podemos decir que tiene raíces folk alternativas porque tiene elementos acústicos, campiranos, country, estructuras. Tiene elementos poco blues pero también con tintes psicodélicos. Hay partes de las canciones que tienen muchas texturas como psicodélicas, es como un folk sicodélico pero no tan clásico, sino más tirado con nuevos sonidos: hay sintetizador, hay vientos, hay pedales, efectos. Es moderno, es folk psicodélico modernón –dice Diego, guitarrista de Carmen Costa, al buscar explicar el nuevo sonido de su banda.

Antes, Diego tocó la guitarra en la banda poblana Los Stoners, que hace algunos años le dio a la escena underground local una merecida dosis de garage-punk. No obstante, esto permanece aún oculto en el sonido de su nuevo grupo.

–¿Podemos escuchar alguna reminiscencia de Los Stoners en esta banda?

–Todavía no porque yo no grabé el segundo disco y definitivamente lo que hacían Los Stoners es un poquito diferente, muy diferente.

En realidad, la nueva alineación de Carmen Costa se integró después de la grabación de La chica francesa, hace menos de un año, y está formada por Cheo Quintanilla (bajo) y Aarón Rojas (batería), quienes también son miembros del grupo Turbina, y claro, también Manú (voz y guitarra) y Diego (guitarra).

Manú, quien ha estado presente en las dos etapas de la banda, reconoce que la independencia es un elemento fundamental en el grupo y que las nuevas formas de ponerse en contacto con los fans –las redes sociales, por supuesto– remplazan en parte esa vieja tarea de promoción que antes correspondía a las disqueras y sus equipos.

–Intolerancia tiene una buena tradición en México con un gran catálogo de bandas independientes de varios géneros, ¿cómo fue el contacto con ellos?

–Ya ni recuerdo cómo fue, la verdad. Lo que sí creo es que fue algo muy orgánico y natural, ¿sabes?, cuando conoces a la gente y de repente sientes como una buena vibra y un buen feeling. Apareció esto del disco y se platicó, y me dijeron “qué chido”, y empezamos con el disco. Se trabajó en la medida que se puede porque también es una disquera independiente que tiene un millón de talentos que tiene que atender y muchas cosas que hacer siempre. Pero siempre están ahí, si llegas a tocarles el timbre y a pedirles que te ayuden con algo, tienen la mejor onda, y eso está muy padre. Al final, hoy día creo que vale más la buena voluntad de la gente con la que estás trabajando que el dinero, porque el dinero casi ya no hay de parte de las disqueras como una inversión o una inyección, que dijeras que va a llegar alguien y me va a tocar con una varita mágica y me va a salvar, me va a volver Justin Bieber y voy a llenar lugares de setenta mil personas.

Foto: Mayra Guarneros
Foto: Mayra Guarneros

–Parece que en esta época, por internet, la música puede llegar más fácil a la gente, ¿qué tan cierto es eso?

–Por lo menos de mi parte, lo que siento es que hoy día se generó esta conexión directa entre el fan y el artista, y eso está brutal, porque ahorita nosotros hacemos lo que queremos y decimos lo que queremos a la gente que nos quiere seguir y a la gente que le gusta nuestra música, nuestra banda, que día a día son más. Se van sumando followers con cada show, con cada entrevista que haces, cada vez que sales en la tele, lo que sea que pasa, la gente se va suma, suma y suma. Los que eligen seguirte en Twitter o ser fans tuyos en la página de Facebook es gente a la que le gusta tu música, entonces en definitiva ya tienes tú tu propia comunicación, tus fans y la gente que puede estar interesada en lo que haces. Eso creo que es fantástico. No tener ese intermediario. Lo quitas de en medio, ya no tienes la inversión de una disquera pero por otro lado están todos estos medios que hacen que no necesites esa inversión. Antes si no te ponían un anuncio en cada revista y en la televisión, o te hacían sonar a huevo en todas las radios, era imposible que la gente conozca tus rolas.

El viernes 25 de octubre Carmen Costa se presentará en la licorería San Pedrito de San Pedro Cholula (avenida Morelos 405-1) y un día después, el sábado 26, la banda tocará en la Mezcalería Coyoacán de Puebla (15 Oriente 309). Ahí los fans podrán confirmar, ya con disco en mano y música en vivo de Carmen Costa, si la prueba del segundo álbum ha sido superada.

Información, noticias, investigación y profundidad, acá no somos columnistas, somos periodistas.
Contamos la otra parte de la historia.
Contáctanos : info@ladobe.com.mx

1 COMMENT

  1. […] material, La chica francesa, que contenía influencias del folk y el country. En aquella ocasión los integrantes de la banda hablaron con Lado B sobre el reto que significó realizar un segundo disco. Desde entonces, según cuenta el vocalista […]

Leave a Reply