“La imaginación salvará al mundo”: Merlina Krönic

“La imaginación salvará al mundo”: Merlina Krönic

Collage: Merlina Kronic
Collage: Merlina Krönic

Eric David Montero

@ericdmontero

“La imaginación salvará al mundo”, dice Merlina Krönic, una joven artista que se ha dedicado a explorar diversas disciplinas visuales como la pintura, la fotografía análoga, el collage y el grabado. Describe lo que hace como “una miscelánea, un laboratorio, un experimento, un autoconocimiento y reconocimiento”.

Y aunque se trata de una joven que ha recorrido algunas instituciones educativas y de formación artística se asume como una autodidacta que echa mano de lo que encuentra a su paso.

Destroy all monsters“Entré a estudiar diseño gráfico, pero no era lo mío; después en el Instituto de Artes Visuales le aposté a las artes plásticas, pero realmente en las instituciones donde estuve no encontré mi centro. Todo lo que empecé a hacer fue de forma autodidacta. Hay algo muy fuerte que expresar, y me falta mucho por mejorar la técnica en cuestiones de fotografía y de pintura”.

La charla se realiza en uno de los tantos cafés que tachonean el Centro Histórico de la capital poblana. Merlina luce serena, y a pesar de que baja el tono de su voz en medio de la cacofonía de ruido de tazas, conversaciones ajenas y periféricas de los demás clientes se entiende claramente lo que ella dice. Me muestra en el ordenador una galería llamada “Collage”, un puñado de imágenes que parecen salidas de una pesadilla. Criaturas que crea a partir de retratos de mujeres, algunas muy sensuales, otras con toque masculino o muy perverso.

“Me gusta experimentar con el rol de la mujer sin que se escuche feminista, no estoy de acuerdo mucho con esas ideas; me gusta encontrar elementos que se contrapongan a la imagen que siempre vemos en una mujer, sobre todo en publicidad y anuncios: enseñando chichis, bubis y súper sexi. Me gusta mucho ponerla de traje, es constante que utilice esos elementos para darle un sentido más divertido y no tan obvio”.

Inició con las acuarelas que le compraba su padre hace ya 18 años. Después el desarrollo de sus habilidades en el campo de lo visual se fue convirtiendo poco a poco en un hobbie. Vivió en la ciudad de Coatzacoalcos Veracruz, lo que la metió en un limbo artísticas durante su adolescencia. Se encontró con una ciudad donde hay casa de cultura, talleres de diversas disciplinas, pero no existe algún medio para alentar el espíritu creador. “Regresé Puebla, conocí a personas que pintaban y dibujaban y ya tenían sus talleres y hacían cosas muy locochonas”.

¿Qué expresar?

Collage: Merlina Krönic
Collage: Merlina Krönic

Sus trabajos reflejan, usualmente, sus diferentes estados de ánimo: “Son fases muy personales: si tengo ganas de joder a los demás, o si hoy me siento muy sensual, lo voy a representar con imágenes. De repente me gusta la cachondería, hay imágenes que incitan mucho a eso”.

Merlina, quien abril pasado participó en la exposición Ocho Infinito, curada por Capitan Tsunami, montada en la galería del Instituto Municipal de Arte y Cultura de Puebla, no solo juega con las imágenes, también con las palabras, especialmente al nombrar sus trabajos: Florilegio, La Krosa, Squonk, Nefertetis y otros. También experimenta pero odia las etiquetas, es cosa que prefiere dejarle a quien aprecia su trabajo. Pero reconoce que ha recibido influencias del cubismo, el surrealismo e incluso hay personas que le dicen que “su trabajo es muy dada”.

“Soy un poco pepenadora, para algunos trabajos recorté revistas de Play Boy que iba a tirar. Voy construyendo a partir del humor del momento no es que tenga un estilo muy marcado me siento con ganas de que las imágenes tengan un poco de hilariedad que te causen gracia”.

Que el arte sea reflexivo

Para Merlina es necesario que la gente se dé cuenta que en su vida el arte siempre está presente: por las mañanas, por las tardes y por las noches. “En este momento vamos hacia una corriente que nos lleva, no tenemos tiempo para preguntarnos muchas cosas; lo principal es la producción del dinero, porque tienes a tu chavito, tienes a tus hijos. No vas a estar preocupado en un domingo en irte a una galería. Lo que estás pensando es en descansar, prender la tele y estar pegado, te vas a sorprender de que  mucha gente que no vive de esa experiencia del arte están casi muertos en vida.”

“Quiero que el arte que yo produzca que haya una reflexión: ¿De qué se están llenando?, ¿qué cosa están haciendo?, ¿Dónde van? Eso de tener hijos a lo wey, casarse por casarse, eso de trabajar por dinero y estar en un trabajo mecánico. A lo mejor suena muy romántico pero así yo he sentido muchas veces esa violencia de la ciudad”.

Collage: Merlina Krönic
Collage: Merlina Krönic

1 COMMENT

Leave a Reply