Realojos reivindicativos en España; “el colchón familiar se acabará rompiendo”

Realojos reivindicativos en España; “el colchón familiar se acabará rompiendo”

Imagen: http://blogs.diariovasco.com
Imagen: http://blogs.diariovasco.com

Lado B

@ladobemx

“En Madrid la gran mayoría de afectados por la hipoteca o el alquiler no ha traspasado la línea. Antes se prefiere ir con los padres o el hermano que hacer público tu caso y optar por la ocupación. Pero de aquí a un año, el colchón familiar se acabará rompiendo”, comenta Gonzalo, un activista de la Asamblea de Vivienda.

“Son realojos reivindicativos”, explican los activistas de esta organización, y es que cada vez hay más familias españolas desahuciadas que pasan a la acción ocupando viviendas vacías de bancos nacionalizados y forzando a los poderes públicos y privados a negociar un alquiler social. La PAH en Cataluña y el 15M en Sevilla están liderando esta lucha que se aleja del tópico okupa.

Las cifras que hunden a España son alarmantes, ya que se estima que  un 26% de la población se encuentra en paro y un 21% están en condiciones de pobreza desde que la crisis en Europa comenzó. Ante este escenario, la Asamblea de Vivienda de Madrid, que surgió durante 12-15M como heredera de la Interbarrios de Vivienda, conformada por un conjunto de grupos y colectivos que luchan por la vivienda, ha seguido de cerca de diferentes colectivos que también enfrentan la situación de desahucio a la que se enfrentan.

Uno de ellos el que ocurre en Andalucía, donde las cifras  superan lo catastrófico, con un 36% de paro y un 31% de pobreza. Asimismo, la tasa de desempleo juvenil roza el 65% y un tercio de los empleados son eventuales, es decir, precarios. Andalucía es la comunidad con más ejecuciones hipotecarias y acumula medio millón de casas vacías.

En Vallecas, uno de los barrios más combativos de Madrid, hay un bloque de viviendas que lleva años vacío. Bueno, vacío no. “Allí se está dando uno de los procesos de ocupación más interesantes de Madrid, al ser transversal y variado. Así se logra que gente con más dificultades para ocupar –familias con niños o ancianos, gente sin papeles– puedan hacerlo”, comenta Gonzalo, un activista de la Asamblea de Vivienda de la capital que acaba de llegar de Sevilla. Allí pasó una semana, aprendiendo del movimiento de las Corralas, un experimento reivindicativo que se extiende como la pólvora. Un año después de que 20 familias (hoy son 36) se realojaran en un piso vacío del barrio de la Macarena, ya son 4 corralas más en Sevilla, otras 5 en la provincia y, desde hace un par de semanas, una más en Málaga (corrala Buenaventura). Casi todas tienen nombres tan importantes como la Utopía, palabras que permiten alumbrar que otro mundo es posible: Ilusión, Esperanza, Liberación, Unión, Libertad, Alegría…

Continúe leyendo el artículo de Marcos Rebollo Fidalgo, publicado en Periodismo Humano en el siguiente link.

NO COMMENTS

Leave a Reply