Maquila región 4, un trabajo de Amor Muñoz

Maquila región 4, un trabajo de Amor Muñoz

Foto: amormunoz.net
Foto: amormunoz.net

Clar Santamaría | Revista Esnob

@ClarNoExplica (pero a veces sí)

Me gustaría decir que conocí la obra de Amor Muñoz en un sitio de crítica y discusión seria, constructiva y respetuosa, pero la verdad es que fue en una página donde se echan pestes de todos los artistas contemporáneos que pueden. Hacen mofa, entre otras razones, por la arbitrariedad de lo que Muñoz presenta. Aún así (o tal vez justamente por eso) me llamó la atención lo que hace.

Después de terminar la licenciatura en Derecho, Amor Muñoz se ha dedicado de lleno al arte contemporáneo, iniciando de manera más o menos autodidacta. Actualmente hace curaduría y gestión cultural, imparte cursos y conferencias, y realiza proyectos artísticos que intervienen el espacio público y tienen impacto social.

El proyecto que más me ha llamado la atención es Maquila Región 4, que forma parte de “Esquemáticos“, una serie trabajos que combinan lo textil y lo electrónico. Muñoz va por las zonas marginales de la Ciudad de México contratando a aquellos que quieran participar y pagándoles el salario mínimo de Estados Unidos, $90 la hora. Transporta con una bicicleta su taller móvil, donde tiene los materiales y documentos legales que tan bien conoce, mientras anuncia la propuesta con un megáfono. La gente se forma, ella contrata a los primeros diez o doce que vayan llegando, y comienzan.

Cada trabajador se encarga de bordar circuitos electrónicos funcionales con un hilo especial. Los circuitos son interactivos: producen distintos tonos y alarmas cuando se les acerca un censor. Al terminarlo, el bordador le agrega un diseño que resulta ser un código BiDi que, al escanearse con celular, despliega la información de quien lo plasmó: nombre, una fotografía, fecha, tiempo empleado, salario y una sección en la que el trabajador puede agregar comentarios, dedicatorias o historias.

Foto: amormunoz.net
Foto: amormunoz.net

Este trabajo (“trabajo” literalmente) no trata solamente de la interacción entre disciplinas, sean estas arte, artesanía y electrónica; lo que Muñoz se propone es recrear un fenómeno social y con ello denunciar las condiciones de trabajo paupérrimas de los trabajadores mexicanos en las maquilas, donde muchos países industrializados compran mano de obra barata. Podemos ver el proceso como un modo de crear comunidad y como una crítica y no tan velada forma de protesta. Así pues, no me parece que sea arbitrario en lo absoluto, sino que está bien pensado y puede analizarse en varios niveles. Y no lo digo para hacerle la barba por una beca FONCA.

esnoblogo

NO COMMENTS

Leave a Reply