Con el PRI, regreso al autoritarismo: periodistas

Con el PRI, regreso al autoritarismo: periodistas

  • “Hay una perspectiva poco esperanzadora, lo que nos queda es aferrarnos al trabajo como colectivos, y si tú tienes información, rólala y que se replique, rólala y que se replique”.

Ernesto Aroche Aguilar

@earoche

Con el pleno de la Cámara de Diputados de fondo, el conductor de Primero Noticias, el espacio informativo matutino de Televisa, ofrece una crónica de la entrega de la banda presidencial de Felipe Calderón Hinojosa a Enrique Peña Nieto. En su narración Carlos Loret de Mola es insistente, casi reiterativo, en que a diferencia de lo sucedido en ese recinto hace seis años en donde el encono entre las fuerzas políticas impidió una ceremonia de sucesión tranquila, en esta ocasión el acto protocolario transcurrió apaciblemente. Para ese momento las inmediaciones del palacio de San Lázaro lleva varias horas en una suerte de zona de guerra que ha dejado bajas entre los manifestantes: Juan Francisco Kuy Kendall tiene la cabeza abierta con un boquete de 10 centímetros producido por el impacto de un artefacto explosivo con masa encefálica expuesta y Juan Uriel Sandoval Díaz un ojo destrozado. En la zona, además de la adrenalina, lo que predomina es el picante olor a gas lacrimógeno y a los líquidos incendiarios de las bombas molotov.

Ocho días antes, el reportero Humberto Padgett, ganador del premio nacional de periodismo y del premio Rey de España 2012, sintetizaba en una sola palabra el panorama que se abre al periodismo el regreso del PRI a la presidencia de la República: “jodido”.

La tarde del domingo primero de julio el diario El Universal lanzaba una edición especial vespertina anunciando el triunfo electoral del candidato del PRI sin que se hubieran cerrado todas las casillas y sin un anuncio oficial sobre los resultados de la jornada.

–Ese fue un mensaje clarísimo que nos mandó el diario –sostiene Eileen Truax, reportera freelance radicada en Los Angeles colaboradora en la revista Gatopardo y el suplemento Enfoque del diario Reforma–. No fue una edición para ponerla en las calles y que la gente la leyera, sino simplemente para poner en circulación una idea de legitimidad, una idea que iría increcendo en las siguientes horas.

Y aunque ni Televisa ni El Universal son medios que vivan alejados del poder político, por el contrario son parte de la maquinaria que permite su legitimación social, muestran ya la tónica de lo que será la relación de los grandes medios con el partido en el poder.

Jacinto Rodríguez Munguía, autor del libro La Otra Guerra Secreta: Los archivos prohibidos de la prensa y el poder, que documenta la relación que construyó el PRI con los medios de comunicación en los sexenios de Díaz Ordaz y Echeverría es un poco más explicito que Humberto Padgett pero la síntesis es muy parecida:

–Desde las campañas vimos la inclinación y proclividad hacia el candidato del PRI de las grandes empresas mediáticas, y yo no creo que eso cambie, no veo procesos de autocrítica de los medios, al contrario me parece que para la gran mayoría de los medios, no todos, viene una buena época: estabilidad, buenas relaciones con el poder, no preocupación por sus finanzas, porque si algo sabe hacer el PRI, y lo va a seguir haciendo, es construir una buena relación con los medios, y esa construcción no se hace a partir de una búsqueda de una democracia más sólida y de autocrítica, sino de canonjías: pautas publicitarias, concesiones de radio y televisión, ese un escenario terrible para la libertad de expresión. No, no es el mejor escenario para el periodismo y la libertad de expresión.

El gobierno de la “frivolicracia”

A las 11:25 del 1 de diciembre la periodista Katia D’Artigues dirigió su smartphone a una las primeras filas del sillerío que fue instalado en Palacio Nacional para los invitados especiales del primer mensaje de Enrique Peña Nieto. Hizo un disparo con su cámara digital y segundos después subía la foto a su cuenta de Twitter.

El hombre más rico del país, uno de los más ricos del mundo, y los dirigentes de las dos televisoras hombro con hombro minutos antes de que Peña Nieto diera a conocer sus cinco ejes de trabajo y sus primeras 13 metas de gobierno.

–Peña –sostiene Padgett- no sabe tener a su lado a una prensa abierta, puntual, democrática, interesada en la ciudadanía. Creo que es un hombre que entiende que el mundo termina con el reflejo que obtiene de Televisa, y que me parece es el primer gobernante de lo que pudiéramos llamar una “frivolicracia”.

El también ganador en este año del premio Ortega y Gasset advierte sobre las señales que dejó junto con su equipo de trabajo en el universo mediático-periodístico del estado de México:

Tomada de eluniversal.com.mx

–Suele ser que cuando el tonto gobierna, quien en realidad lo hace es el perverso que está detrás, y en ese sentido vemos el trato que se le dio a la prensa en el estado de México, tenemos antecedentes del comportamiento de Videgaray, de cómo aparecen y desaparecen publicaciones convenientes en el estado de México, simplemente en época electoral son alrededor de mil pasquines.

“Y tenemos a Osorio Chong y cómo se comportó siendo gobernador de Hidalgo y que muy posiblemente sea el secretario de Gobernación y tenga la agenda de medios. Fue el de Hidalgo un gobierno en el que se exhibía por internet a mujeres periodistas en temas sexuales, en que se compraba prensa y se intimidaron periodistas.

“Yo creo que todo ese conjunto y si le sumas la absoluta impunidad al momento de matar al periodista, el escenario es obscuro”.

¿Democratización de los medios?

Hay dos momentos muy visibles en la génesis del movimiento #YoSoy132: la visita de Peña Nieto a la Universidad Iberoamericana campus Santa Fe y la cobertura periodística que reflejaron al día siguiente los medios de comunicación.

Una de sus primeras demandas políticas y que se volvería leit motiv del movimiento es la “democratización de los medios”, aunque a decir de Rodríguez Munguía está muy lejos de volverse realidad.

Tomada de periodismouaq.wordpress.com

–Son procesos históricos largos, hasta ahora comenzamos a concientizar como sociedad, comenzamos a hablarlo, lo enunciamos, el problema estaba ahí pero como sociedad no lo decíamos y estos muchachos comienzan a decir: la democratización de los medios”. Era el rey que iba desnudo pero nadie lo decía, todos los veíamos pero nadie lo decía. Al enunciarlo comenzamos a visibilizarlo. Yo lo veo como un proceso histórico largo, pero no lo veo en el corto plazo.

“El regreso del PRI va a restablecer esa relación cómoda con muchos medios, eso va a atrasar la democratización, pero sin embargo ya está en el debate”.

Aunque, puntualiza el también autor de Las nóminas secretas de Gobernación:

“Si alguien sabe la importancia que tienen los medios de comunicación y si alguien dio grandes lecciones al mundo de cómo se puede consolidar un poder desde la relación con los medios es el PRI. Esa parte dudo que la suelte. Y hay mucha gente ahí en el PRI que tiene mucha conexión con esa época, y desde la campaña tendrían que haber planteando ya un escenario distinto. La campaña fue una muestra de lo que viene: acuerdos con los medios, y una negativa, en los hechos, a la transparencia.

El control

Y son dos grandes poderes los que deberá enfrentar el periodismo en el sexenio que inicia, los dos viejos conocidos del gremio: el político y el narcotráfico, aunque en este momento los periodistas cuentan con herramientas digitales y nuevas plataformas de publicación que no limita la práctica periodística al ámbito de las grandes empresas periodísticas, y las redes de periodistas.

Foto: Eileen Truax

–Estamos en una coyuntura, puntualiza Padgett, en la que crimen organizado no menguará, todas las estimaciones son a que se va a profundizar tanto en términos de violencia como de extensión geográfica.

“Me parece que uno de los fenómenos que deja claro el tránsito panista en estos dos sexenios, es que el narcotráfico junto con otros poderes fácticos como las televisoras y los sindicatos dejaron de ser poderes submitidos al poder político y ahora son poderes que submiten, es decir Elba Esther impone presidentes, Televisa también. El narcotráfico lo hace con gobernadores, no es que esté sujeto a las decisiones de esto, es que los sujeta a sus propias decisiones”.

Para Elieen Truax, autora del libro Dreamers, la lucha de una generación por su propio sueño americano de pronta aparición bajo el sello Océano, lo que se viene es una represión de un “PRI gorila”, una política de “mano dura” que, con el argumento de la violencia generalizada que vive el país, aplique mecanismos de control no sólo a los periodistas sino a todos aquellos que protestan.

–Es muy raro que en esta ocasión haya llegado a estos niveles, siento que en la población había más una tristeza resignada que la furia que se sentía en las calles hace seis años. Es muy raro que habiendo ese ambiente que no era de rabia furibunda se haya generado esa situación tan visible de violencia y tan extendida.

“Desde mi personal punto de vista ayer hubo mucha provocación, y una provocación que tiene el sello del PRI, como la que vimos en 68, como la que vimos en 71. A eso súmale los escenarios de violencia que no destacaron en las primeras planas de los periódicos, y nuevamente estamos entrando en el mismo esquema: hay una situación que se sale de control extrañamente, y en donde hay muchos puntos que no conectan, quién golpeó a quién, quién traía esto, porque el detenido usa cierto vocabulario que no es el del ciudadano promedio sino que es el de un activista de alguna organización política, y, por otro lado, en la prensa hay un manejo cuidadoso que muestra el vandalismo pero no la respuesta violenta del estado. Sí, me recuerda a ese PRI gorila”.

Las redes

Pero no todo el escenario es oscuro, Padgett y Rodríguez Munguía concuerdan en que la irrupción de las redes sociales marca una alternativa para la distribución de la información que el gobierno no va a poder controlar.

Aunque, matiza el también coordinador de contenidos en la revista eme-equis, habrá, claro, intentos por controlar esos espacios, como ya se hace en Veracruz que castiga con cuatro años de cárcel a quien difunda “rumores” en las redes sociales.

–La tentación del poder es controlar. No dudo que haya la tentación de hacerlo, ni siquiera de manera abierta. Y estamos mirando el regreso de una supersecretaría, la secretaría de Gobernación. Yo he estado mirado desde hace algo de tiempo como funcionaba esa secretaría y ahí había un gran control del quehacer de las personas, aparatos de espionaje, un control político de las ideas, un control fuerte sobre los ciudadanos. Ese es el poder, pero la naturaleza de las redes sociales y el mundo digital es juntamente evadir ese control. Tú puedes poner las leyes que quieras, creo que ahí no hay manera de controlar, van a aparecer nuevos formatos, nuevas plataformas de expresión, esto no se detiene en Facebook o Twitter, vendrán otras, siempre que el poder intente cerrar puertas va a abrirse otras y creo que en el mundo digital son infinitas posibilidades.

Para Eileen Truax además de las redes digitales, los periodistas deben echar mano de las redes de periodistas que se puedan crear, y nombra como ejemplos a Periodistas de a Pie y la red de periodistas de Juárez,

–Creo que si sumamos redes más blogs y buscamos repetir el mensaje desde varias plataformas a lo mejor podemos ir avanzando, por ahí es donde lo veo.

“Hay una perspectiva poco esperanzadora, lo que nos queda es aferrarnos al trabajo como colectivos, y si tú tienes información, rólala y que se replique, rólala y que se replique”.

“En Los Angeles tenemos una organización de periodistas, y cuando tenemos alguna información que es importante que se difunda y no se nos está permitiendo sacarla acordamos compartirla, y si la información está en varios sitios, aunque sean pequeños alguien tiene que voltear a ver, aunque sean pequeña plataformas. Una campana chiquita a lo mejor no se escucha, pero si mil campanas chiquitas suena al mismo tiempo yo creo que sí se van a escuchar, creo que es una manera de poner a circular la información”.

“La veo como una labor titánica, para contener el maremoto que se viene en los grandes medios. Es curioso en el momento en que Peña Nieto entra al pleno la banca del PRD empieza a aventar al aire billetes falsos en referencia a que se compró la elección y alguien me dijo que en la televisión se estaban aventando papelitos porque festejaban la llegada de Peña, esa es la imagen que están queriendo construir”.

–¿Jodida? –pregunto por última vez a Padgett.

–Sí, jodida –responde.

NO COMMENTS

Leave a Reply