No son novedad las quejas contra el IMACP

No son novedad las quejas contra el IMACP

Mely Arellano

@melyarel

La advertencia de censura hecha por el subdirector de Promoción Cultural y Patrimonial del Instituto Municipal de Arte y Cultura de Puebla (IMACP), Rafael Navarro Guerrero, a las integrantes del Centro de Sensibilización y Educación Humana El Taller, luego de que presentaran la obra “Mujer no se escribe con M de Macho” en el Cereso, no es una actitud inédita de los funcionarios de esa institución.

Tomada de: blog.udlap.mx

El pasado 24 de febrero se inauguró en la Galería del Palacio Municipal la exposición “Emblemas Nacionales”. Las obras incluidas proponían una definición de “mexicano desde el ámbito popular”, según el comunicado oficial; sin embargo a la titular del IMACP, Martha Patricia Sánchez Matamoros, no le gustó ver la foto de una persona vestida como “El chapulín colorado” haciéndola de albañil, un cactus de plástico con forma de Mickey Mouse, una escultura de chocolate “Abuelita” y chiles “La Costeña”, y un cuadro tridimensional de una mujer de larga trenza rodeada de platillos típicos titulado “La Chinga Poblana”, pues desde su punto de vista nada de eso tiene que ver con la identidad nacional.

-Intentó imponer su idea de lo que es patriotismo desde su ideología moral de derecha –explica el artista plástico y crítico de arte, Ramón Almela.

El estira y afloja entre Ernesto Cortés, curador de la exposición, y Patricia Sánchez no se limitó a ese evento y tampoco era un secreto. La comunidad intelectual y artística de Puebla reconocía el trabajo del primero y la poca sensibilidad de la segunda. La fricción concluyó con la renuncia de Cortés, poco después de la inauguración de “Emblemas Nacionales”.

El hecho desató una serie de quejas sobre el trabajo del IMACP que devino en una solicitud para exigir la destitución de su titular. La petición se lanzó por redes sociales en marzo pero no prosperó, apenas la firmaron 146 personas y se desconoce si llegó a ser del conocimiento del presidente municipal, Eduardo Rivera y del Congreso del Estado, a quienes iba dirigida.

-No se originó por defender a Ernesto Cortés, no había fines de politizarlo. Incluso llegamos a considerar conformarnos como un observatorio para vigilar los manejos de la institución, al final no fraguamos nada, pero sí se movió gente. El problema –dice Ramón Almela- es que los artistas están individualizados, no quieren sacar la cabeza porque te la cortan.

Hasta el trienio de Blanca Alcalá, la labor del IMACP se consideraba satisfactoria gracias a que se involucró con éxito a personas con experiencia.

-Ahora están leyendo el arte erróneamente, es un fracaso. Han olvidado darle difusión e impulso a espacios como la Galería de Arte Contemporáneo y, por otra parte –lamenta Almela-, empiezan a querer imponer una línea de cómo debe comportarse el artista.

Tomada de imacp.wordpress.com

Rafael Navarro Guerrero les hizo saber a Gabriela Cortés y Natalí Hernández, integrantes de El Taller, que de ahora en adelante los artistas contratados por el IMACP deberán firmar un documento donde se deberán comprometer a no hablar de política, ni de religión; cuestionada por las activistas, Patricia Sánchez aseguró que la advertencia fue a título personal, pese a que Navarro se los dijo en una reunión formal solicitada por ellas mismas.

Finalmente cabe mencionar que las partes de la obra “Mujer no se escribe con M de Macho” que no le gustaron al funcionario fueron: cuando se muestra la colocación de un condón y cuando se menciona al “góber precioso”.

Para hacer más denuncias sobre el tema o unirse a la denuncia de El Taller hay un evento en Facebook.

1 COMMENT

Leave a Reply