Caminar una ciudad (siluetas pasajeras)

Caminar una ciudad (siluetas pasajeras)

Iphone-Ipad: Jaime Torreblanca
Iphone-Ipad: Jaime Torreblanca
Iphone-Ipad: Jaime Torreblanca
Iphone-Ipad: Jaime Torreblanca
Iphone-Ipad: Jaime Torreblanca
Iphone-Ipad: Jaime Torreblanca
Iphone-Ipad: Jaime Torreblanca
Iphone-Ipad: Jaime Torreblanca
Iphone-Ipad: Jaime Torreblanca
Iphone-Ipad: Jaime Torreblanca
Iphone-Ipad: Jaime Torreblanca
Iphone-Ipad: Jaime Torreblanca
Iphone-Ipad: Jaime Torreblanca
Iphone-Ipad: Jaime Torreblanca
Iphone-Ipad: Jaime Torreblanca
Iphone-Ipad: Jaime Torreblanca
Iphone-Ipad: Jaime Torreblanca
Iphone-Ipad: Jaime Torreblanca
Iphone-Ipad: Jaime Torreblanca
Iphone-Ipad: Jaime Torreblanca

2 COMMENTS

  1. no cabe duda, Torreblanca es un Jaime con camara, es un ojo andante, es una letra hecha pixel… click

  2. El ojo privilegiado del transeúnte que halla (en el sentido fenomenológico) la belleza en la cotidianeidad es un ojo que culturalmente se denomina una visión estética.
    Frente a un mundo instrumentalizado la mirada estética nos abre a otro proyecto del mundo. En esto consiste la mirada barroca. No en una conceptualización de la que se ha abusado descriptivamente. En el sentido histórico, de la verdadera historia como acontecimiento, y no como recuento episódico o catalogación de vanas nostalgias identitarias. Bajo esta lógica, la mirada de Torreblanca es una mirada barroca que nos purifica de la instrumentalización. Paradoja: Torreblanca redime su gadget. Lo humaniza. Lo desjobiza, es decir, le quita la marca jobs para volverlo un útil del mundo como proyecto vital. Sin duda, un hallazgo de Lado-B. Y de J. Torreblanca esperamos pronto que abandone el recudcto virtual para devolvernos una exposición donde podamos charlar y tomar un buen vino.

Leave a Reply