Usa Congreso dictamen “inexistente” para ordenar el retiro de los mototaxis

5 octubre, 2011 | 0 Comments

Joseline Santos | Mely Arellano

@joss_santos | @melyarel

El 14 de junio en la página del Congreso del estado se informó que el subsecretario de Transportes del estado, Carlos Manuel Zurita Alcántara presentó un “Dictamen Técnico Operativo relacionado con los vehículos mototaxis”, del cual se concluía que las unidades “carecen de seguridad para el usuario, además de considerarse peligrosas y contaminantes”.

La contundencia de tal información fue suficiente para que la Comisión de Comunicaciones y Transportes aprobara un exhorto dirigido a la Delegación Federal de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, a la Secretaría de Transportes (ST) y a los gobiernos municipales para que retiraran de circulación dichos vehículos.

Dos días después, el 16 de junio, una mayoría de 26 diputados aprobó también el exhorto de retiro de mototaxis.

Sin embargo, el Dictamen Técnico Operativo no existe.

En respuesta a sendas solicitudes de información hechas al Congreso del estado y a la ST ambas instancias negaron poseer o haber realizado el documento, con base en el cual supuestamente los diputados tomaron la decisión de retirar a los mototaxis.

No existe

La respuesta del Congreso a la solicitud para conocer el dictamen en cuestión fue:

“En Sesión de la Comisión de Comunicaciones y Transportes del Honorable Congreso del Estado de Puebla, celebrada en fecha catorce de junio del año en curso, personal de la Secretaría de Transportes del Estado de Puebla emitió una opinión en relación a las unidades conocidas como mototaxis. En este sentido se informa que este Poder Legislativo no cuenta con un dictamen Técnico Operativo, por lo que se sugiere solicitar la información a la autoridad competente”.

Mientras la Secretaría de Transportes, en su respuesta, asegura que:

“De acuerdo a lo solicitado, se le informa que no se realizó Dictamen Técnico Operativo respecto de las unidades conocidas como mototaxis por lo que no fue presentado ante la Comisión Legislativa de Comunicaciones y Transportes”.

¿Entonces, con base en qué estudio actual, serio y específico decidieron los diputados sacar de circulación a los mototaxis? En ninguno, pues si bien la ST hizo un compilado de dictámenes y otros documentos respecto de dichos vehículos ordenados en 7 anexos, no son ni siquiera de Puebla, sino de Tlajomulco, Jalisco; y de ciudades extranjeras como Lima, Perú y Bogotá, Colombia.

Cabe mencionar que los legisladores carecen de facultades legales para tomar tal decisión, por lo que recurrieron a la figura del “exhorto” para solicitar lo conducente y el gobierno del estado tomó muy en serio la petición anunciando el retiro de las más de 3 mil 500 unidades que operan en 42 municipios a fin de que el primer día de 2012 ninguno circule por las calles poblanas.

Los siete anexos no cuentan con estadísticas de accidentes, número de lesionados o fallecidos. No existen reportes sobre impacto ambiental en la entidad ante la proliferación de este medio de transporte, índices sobre generación de empleos, derrama económica, mediciones sobre necesidades de transporte rural. Ni propone soluciones a los propietarios que perderán su medio subsistencia económica.

Tampoco hace referencia a los casos exitosos donde los mototaxis o limobikes –como se conocen en Europa- son una herramienta de uso convencional desde hace una década en Londres, Inglaterra; Barcelona, Valencia y Murcia en España; París, Francia; Dublin, Irlanda; Berlín, Alemania y Ginebra, Suiza. En estos países algunas unidades son sólo de dos ruedas y carecen de estructura metálica.

En el exhorto del Congreso se incluye la instalación de una mesa de diálogo para dar solución a las demandas de los conductores y propietarios de mototaxis y una “revisión” de las autoridades que otorgaron hologramas (permisos) a dichos vehículos para ser sancionados. Estas partes del exhorto han sido desoídas e incumplidas por las autoridades que sí se llevan un mototaxi en sólo 3 minutos (con violencia y sin identificarse en la mayoría de los casos).

Los casos poblanos

Foto: Mely Arellano.

Los documentos contenidos en los siete anexos entregados a los diputados locales incluyen análisis realizados en 2003 y 2006 por la SCT durante la administración marinista, ninguno abunda sobre estudios recientes de los 42 municipios dende opera esta modalidad de transporte en la actualidad.

Según la investigación técnica fechada el 8 de julio de 2003, existía una importante demanda en Tepatlaxco de Hidalgo, la cual se sugirió resolver con la implementación de 21 taxis, debido a que los mototaxis no cumplían con los lineamientos necesarios para prestar el servicio.

En el caso de Santa María Coronango, la dependencia realizó un estudio a petición de la “Agrupación Mototaxis la Asunción” línea amarilla, con el propósito de obtener permisos de funcionamiento, ya que en la localidad el servicio estaba a cargo de 46 unidades, a través de 3 rutas del trasporte público convencional.

Al igual que en Petlalcingo, la dependencia negó los permisos de circulación arguyendo que la opción del trasporte alterno carecía de cajuela, cinturones de seguridad, 4 puertas, estabilidad del vehículo, protección contra impactos y ninguno tenía capacidad para 5 personas (como los taxis).

A esto agregaron la nula o escasa visibilidad del pasajero desde el interior, falta de ventilación, la imposibilidad para que los usuarios se trasladen de pie, aunado a que incumplen con los estándares de dimensión y peso establecidos en la Norma Oficial Mexicana NOM-012-SCT-2-1995.

Ambos dictámenes fueron avalados por el entonces Director de Ingeniería del Transporte, Abraham Sánchez González, quien reconoce en sus conclusiones que este medio de transporte es una respuesta momentánea e individual a una problemática socioeconómica, pero a largo plazo generaría problemas urbanos de carácter público.

De igual manera acepta que hay necesidades de movilidad, por ende sugiere implementar medidas estructurales, pero nunca menciona las posibles soluciones al problema.

Sin embargo, aquí cabe recordar que después de la discusión en el Congreso, se abrió la posibilidad de que se usaran mototaxis eléctricos, lo que reduce el problema a un asunto de contaminación ambiental y sonora; y no de seguridad.

Los propietarios de mototaxis en algunos municipios ya han iniciado denuncias por robo contra la Secretaría de Transportes, pues aseguran que cuando les recogen los vehículos no les dan algún documento que compruebe que se les retuvo la unidad.

Los casos de Brasil, Perú y Colombia

tomada del sitio diarioelpueblo.com.uy

Según la ST la implementación de mototaxis ha sido un fracaso y se ha convertido en un problema en los países sudamericanos de Brasil, Perú y Colombia.

En este último se menciona que hubo impactos negativos sobre seguridad vial, salud, medio ambiente, economía y estructura social, pero omitieron indicadores y comparativos con el transporte público regular.

En lo que compete a Brasil puntualiza que el 10 por ciento de la necesidad de transporte es resuelta por mototaxis, o sea, 22 mil 348 cubren el servicio por tanto 111 mil 740 personas dependen económicamente de su funcionamiento. Lo negativo es que el servicio creció sin control ante la falta de regularización y reglamentos.

En las ciudades de Lima y Callao, área metropolitana de Perú, se revela el índice de accidentes en un reporte de 2005; de los 12 mil 966 percances mil 390 fueron protagonizados por mototaxis, el saldo: 5 personas perdieron la vida y mil 737 resultaron heridas. El reporte no menciona en cuántos decesos y accidentes se involucró al servicio público regularizado.

Según fotografías del estudio, se aprecia que las unidades circulan en vialidades de hasta 3 carriles, a diferencia de las poblanas, las cuales operan en vialidades secundarias y en terracería.

Tags: , , , , , , ,

Tema: Política

BannerAnimalPolitico1BannerAguilaOsolBannerDiez4BannerChiapas1BannerProyectoDiez