La Hormiga: “picando piedra” por la cultura en Puebla

La Hormiga: “picando piedra” por la cultura en Puebla

  • Óscar López considera que la oferta cultural en la entidad crece de forma independiente
  • Coeculta es un consejo “hecho a modo”; no cuenta con un programa definido, asegura

Paco Coca

@PacoCoca

“Yo creo que va a crecer la oferta cultural pero de manera independiente. Pero no podemos dejar de exigirle al gobierno que cumpla con su función”, indicó para Lado B el comentarista radiofónico Óscar López, al hablar de la cultura en la entidad y el panorama que existe para que los proyectos de esta índole puedan tener mayor presencia en Puebla.

A través de su programa Movimiento Perpetuo, que se transmite en Radio BUAP, de lunes a viernes de 9:30 a 10:30 de la mañana, Óscar López tiene un panorama del acontecer diario de la cultura en Puebla. Opositor a la desaparición de la Secretaría de Cultura y activo promotor de los esfuerzos independientes, el “Gallo”, destacó la aparición de movimientos sociales preocupados por la cultura en la entidad, al comentar que: “acaba de surgir un movimiento que se llama “La Hormiga”, que tiene como idea realizar un fanzine, con la idea de que se reconozcan promotores culturales y artistas y hacer trabajo de hormiga, al margen de que no haya apoyos gubernamentales, puede haber apoyos comunes”.

Foto: Joel Merino.

Reportero (R): ¿Qué opinas de la evolución de la actividad artística en Puebla en la última década?

Óscar López (OL): La cultura en Puebla ha cambiado, aunque los antecedentes de este cambio estuvieron en los años ochenta, con un grupo de artistas plásticos: José Villalobos, Mihael Dalla Valle, Sando Berger, que ya no vive, (Gerardo) Ramos Brito; son algunos de los que me acuerdo. Ellos crearon una suerte de movimiento, no de carácter estético, sino porque no había lugares donde exponer y entonces ellos se abocaron más bien a la tarea de hacer ruido para buscar lugares donde exponer.

Creo que es ahí donde se dan los antecedentes de estos diez o más bien doce o quince años, más de dos sexenios, donde ha cambiado el panorama cultural de Puebla. Esto se debe a dos razones, no creo que sea de carácter institucional, más bien a lo que se empezó a gestar en la sociedad civil, esta urgencia por lugares donde exponer.

Hubo también más escuelas de música y de teatro, lo que mejoró la calidad de la obra. Hubo también dos talleres literarios, uno en la Casa de la Cultura, con el ecuatoriano Miguel Donoso Pareja y otro en la BUAP con Raúl Dorra, que contribuyeron a cambiar este panorama.

Ha cambiado (el panorama cultural en la ciudad) por la necesidad de los creadores de encontrar lugares donde publicar, donde tocar, donde exhibir y casualmente, los dos últimos sexenios hubo gente distinta en la Secretaría de Cultura, que hoy lleva otro nombre, donde hicieron esfuerzos,  pero me parece que la política gubernamental en cultura camina por un lado distinto.

Los funcionarios casi siempre ven por su propio beneficio, por salir en la foto como decimos coloquialmente, y no por gestar apoyos a los creadores en Puebla. Pero de todas maneras ha habido acciones que sí han contribuido a cambiar el panorama.

Creo que ha cambiado mucho, en artes plásticas ahora hay artistas de calidad internacional, Rayumundo Sesma por ejemplo, también estuvo en ese movimiento de los ochenta y hoy es una de las figuras internacionales. Diría que en orden de importancia quienes han destacado son los artistas plásticos, los escritores, y luego el teatro y la danza. También hay buenos músicos, desafortunadamente para los dos gobiernos anteriores y para este, la música no es de su interés. Los músicos, hablo de la música académica, no tienen muchos apoyos. Los músicos de la orquesta sinfónica son pagados únicamente por ensayo o concierto, no hay un profesionalismo en el sentido de que tengan salarios, prestaciones, etc. Sin embargo, hay músicos de Puebla que ahora tocan en otros estados donde si hay garantía para su trabajo, y si no les interesa (a los políticos del gobierno estatal) la música académica, menos les interesa la música llamada popular, hay menos apoyos ahí.

Lo que han hecho los gobiernos anteriores y éste, es traer conciertos, en eso ha habido mejoría en cuanto a que no sólo son académicos, sino de otros rubros, lo que permite que se vaya formando un público capaz de apreciar distintos tipos de música.

Con los artistas plásticos pasa un fenómeno raro, porque si bien hay más lugares donde exponer ahora, tampoco son muchos. No hay galerías privadas, hay dos o tres, no hay un corredor como ves en la Roma o la Condesa en el DF. Hay dos lugares para exponer de arte contemporáneo, uno en la ex Secretaría de Cultura, en el Alto, y otro en el centro, en el IMACP, y si no estás en el gusto de quienes dirigen ese lugar, no expones.

A propósito, con un grupo de artistas estamos organizando la segunda edición de lo que llamamos Estudios Abiertos, va a ser el 9 y 10 de septiembre, alrededor de 22, 23 talleres, seis en Cholula y el resto en Puebla. Los artistas van a abrir sus talleres y el público podrá hacer un recorrido. Esto cumple dos funciones: el público podrá platicar con el artista directamente y comprar obra sin intermediarios.

Foto: Joel Merino.

R: Ante la falta de apoyos, ¿qué actitud has visto en los artistas?

OL: La actitud ha cambiado, al principio muchos estaban esperando que hubiera apoyos gubernamentales. Acaba de surgir un movimiento que se llama “La Hormiga”, que tiene como idea realizar un fanzine, con la idea de que se reconozcan promotores culturales y artistas y hacer trabajo de hormiga, al margen de que no haya apoyos gubernamentales, puede haber apoyos comunes. Muchas veces los artistas no se conocen entre si, a veces también los gremios son muy difíciles. La idea es romper estas fronteras, que un músico se pueda reunir con un artista plástico y hacer un proyecto en común, o un teatrero con un promotor cultural.

Estos proyectos son importantes para no depender de las becas. Creo que hay que exigirle a las autoridades que hagan su trabajo, que no es crear cultura sino propiciar las condiciones para que haya cultura.

R: ¿Qué opinas del cambio de Secretaría a Consejo Estatal de Cultura?

OL: Yo firmé todos los desplegados oponiéndonos a la desaparición de la Secretaría. Ahora crean el Consejo Estatal para la Cultura y las Artes (Coeculta), pero de una manera tramposa, en realidad querían fusionar Turismo, Cultura y la Secretaría de Educación Pública.

Es un consejo que no tiene un proyecto. Tan poca idea tienen que el primer secretario ejecutivo (equivalente al antiguo secretario) les renuncia. Luego traen al poeta Saúl (Juárez Vega) a encabezarlo (el Coeculta) con todo ya hecho, con el presupuesto aprobado.

Es un consejo hecho a modo, hay cincuenta miembros y casi el 40% son funcionarios (…) es un consejo que no opera.

(Durante su presentación) Saúl lee seis puntos de su proyecto de trabajo, pero no podemos hablar de un proyecto porque son más como propósitos de buena voluntad. “Apoyaremos el arte indígena”, ¿qué es eso?, no hay nada en concreto, “fomentaremos la literatura”, y anuncia una serie de actividades (…) y anuncian algo que me parece obsoleto, la creación del Salón de Pintura poblano, ese es un concepto de los años setenta, ¿las artes plásticas qué?, ¿el arte contemporáneo qué?, ¿dónde queda la instalación, etc?.

Todo esto no lo contemplan, son seis puntos donde se ve que no tienen idea de hacia donde quieren ir, solamente cumplen con un requisito porque tiene que haber consejo estatal, porque tiene que haber cultura. Deshacen el Festival Internacional, que si bien no era bueno, había una opción de que en la ciudad, año con año, vieras a artistas que normalmente no tienes la oportunidad o tienes que viajar al DF a verlos.

Rompen con esto, así como con una festival que tuvo dos ediciones, el Barroquísimo, creado por el IMACP anterior, con Pedro Ocejo, donde habían encontrado la figura de un festival poblano. Porque Barroquísimo incorporaba lo contemporáneo, no solamente eran un festival de música barroca.

Ahora fusionan el FIP con el Barroquísimo y le dan en la torre. Si bien el Consejo se tambalea al no tener un proyecto, al menos tiene intenciones, el Instituto Municipal (con Patricia Sánchez al frente) creo que no tiene ni intenciones ni proyecto.

R: ¿Cómo ves el panorama de la cultura en Puebla de aquí al fin de sexenio?

OL: Yo creo que va a haber muchas iniciativas de carácter independiente, ya las hay, no son muchas pero hay pequeños cafés como el Centro Cultural Creciente, el Breve Espacio, Profética, que se ha tomado el lugar que antes tenía la Casa de la Cultura para las presentaciones de libros, es un lugar que convoca bastante. Hay colectivos como Don  Apolonio en Cholula, está el colectivo La 15, detrás del Museo de los Ferrocarriles.

Yo creo que va a crecer la oferta cultural pero de manera independiente. Pero no podemos dejar de exigirle al gobierno que cumpla con su función, para mí eso es importante porque son nuestros impuestos.

1 COMMENT

Leave a Reply