Cine y cultura pornográfica en Puebla

12 agosto, 2011 | 0 Comments

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.

Foto tomada de desexus.com

Mely Arellano Ayala

Una somera búsqueda en Google arroja que en Puebla, en 1900, pasaba casi nada. Lo más relevante, acaso, era el nacimiento del Club Liberal que, junto con los que ese mismo año surgieron en otros estados, habrían de impulsar el movimiento revolucionario diez años después.

En alguna calle de nuestra angelical ciudad, sin embargo, un hombre alto, gordo, voyerista y rico filmaba las primeras películas porno que se conocen en la historia nacional. “Armado con una cámara de aquellos años (…), usando hoteles de paso en Puebla como escenarios y parejas de huéspedes ocasionales como actores”, Arturo Alturraza producía filmes “de sexo explícito”.

Después, dice Aurelio de los Reyes, autor de Los orígenes del cine en México 1896-1900 (México, FCE, 1983), proyectaba personalmente las películas –de apenas 5 minutos de duración- “en el Cinema Venecia, que estaba en la calle de la Santa Veracruz, atrás del Palacio de Bellas Artes, en pleno centro de la capital (del país)”.

Fue Alturraza quien “en 1914 intentó por primera vez y sin éxito, que las autoridades reglamentaran la producción y exhibición de pornografía en México”.

Los cortometrajes del transgresor cineasta no se limitaban al mero acto sexual, sino que apostaban por una breve, brevísima, historia: el sacerdote que convence a la monja de ser penetrada, el patrón que seduce a la criada, la señora de la casa que se deja querer por el jardinero, explica José Luis Reza, productor, realizador y guionista de cine documental.

El cineasta sostiene que probablemente durante el par de días que los representantes de los Lummiere pasaron en Puebla, en su camino hacia la ciudad de México, no sólo hicieron algunas tomas y seguramente convivieron con los personajes de la elite poblana de antaño, sino que habría habido un contacto con Alturraza. “No cualquiera podía comprar una cámara, era muy costoso. Sólo Porfirio Díaz tenía dos”.

El Sueño de Fray Vergazo.

Y, sin embargo, fue en esa época cuando se registra una importante producción de pelis porno como “El sueño de Fray Vergazo”, “Chema y Juana” y “El Soldado y la china poblana”, por mencionar algunas.

En todos los casos eran filmes anónimos, pues la época no permitía que la incipiente industria se reconociera de algún modo; por supuesto, ello no significaba que los adinerados poblanos no disfrutaran de las proyecciones privadas ni tampoco que se privaran de participar en algunas orgías que habrían sido filmadas por el propio Alturraza.

Adquisición frustrada

Saúl Rodríguez, cofundador de la cinemateca Luis Buñuel y coordinador de las Salas de Cine de Arte del Complejo Cultural Universitario, recuerda que en 1980 le ofrecieron a él y a Fernando Osorio una serie de 20 películas porno europeas de la época del cine mudo.

“Queríamos que las compraran, pero el gobierno del estado dijo que no”. Se trataba de filmes de colección, con sexo totalmente explícito excepto por el detalle de que actores y actrices ocultaban su rostro detrás de coquetos antifaces. Al final las adquirió un particular. Quién sabe si un coleccionista o alguien que calculó la ganancia en la compra.

Soft porno en el Coliseo

“El sábado 8 de agosto de 1959 tuvo lugar por primera vez en la ciudad de Puebla el llamado ‘cine de medianoche’ con la exhibición en el Coliseo de la película Sed de amor, con Silvana Pampanini, Pedro Armendáriz y Ana Luisa Peluffo (‘ahogados en el lago del pecado’)”, cuenta Isaac Wolfson en Dos Cines en la Vida de Puebla en el Siglo XX (Gobierno Municipal de Puebla, 2006).

La peli tuvo éxito desde antes de ser proyectada por la promesa del desnudo de la actriz italiana “voluptuosa y ardiente…deseada por todos…”. De hecho “desde una hora antes ya había largas filas de caballeros en la 2 poniente esperando entrar al cine”. Aunque eso sí, se advirtió al público que no era una película porno “pues de serlo no la exhibiríamos en este cine”.

Sigue conociendo del porno en Puebla dándole click a los botones:

Tags: , , , , , , , , , , ,

Tema: Sin categoría

BannerAnimalPolitico1BannerAguilaOsolBannerDiez4BannerChiapas1BannerProyectoDiez